Foto: Johannes Brahms

Johannes Brahms

1833

Brahms nace en Hamburgo, donde destaca como joven promesa del piano. Durante su juventud ayuda a completar los exiguos ingresos familiares trabajando como pianista en restaurantes y teatros, y también como profesor. El joven Brahms ofrece algunos conciertos en Hamburgo y dirige coros y orquestas.
Empieza a componer a edad muy temprana, aunque sus obras no serán conocidas para el gran público hasta 1853, durante su gira como pianista acompañante del violinista húngaro Eduard Reményi. En esta gira conoce a Joseph Joachim, gran violinista con quien tendrá una estrecha relación de amistad y colaboración. En Weimar conoce a Franz Liszt, Cornelius y Raff. Joachim había escrito para Robert Schumann una carta de presentación del joven Brahms, y éste llega a Düsseldorf para presentarse a la familia Schumann. Robert, fascinado por el talento de aquel joven de veintipocos años, publica el artículo “Neue Bahnen” (Nuevos Caminos) en la revista Neue Zeitschrift fur Musik, donde presenta a Brahms como el compositor “destinado a representar la expresión ideal de estos tiempos”. Brahms establece una estrecha relación con Clara Schumann, y después del intento de suicidio de Robert y su posterior reclusión en un sanatorio en 1854, se convirtió en un gran apoyo para ella.
Después de la muerte de Robert Schumann en 1856, Brahms divide su tiempo entre Hamburgo y Viena, y a partir de 1864 es establece en Viena definitivamente. Durante las décadas de 1850 y 1860 escribió gran cantidad de obras, aunque su música es recibida de forma desigual. Los compositores de la nueva escuela alemana, sobre todo Wagner y Liszt, calificaron sus obras de pasadas de moda. Brahms admiraba mucha música de Wagner y también a Liszt como pianista; sin embargo, en 1860 apoyó un manifiesto contra los excesos románticos wagnerianos. Brahms murió de cáncer en 1897 y está enterrado en Viena.
Aunque muchos han considerado a Brahms como uno de los últimos bastiones del Romanticismo, en realidad sus obras tienen una sólida lógica formal y estructural. También se ha opuesto su música a la de Wagner, pero no se puede considerar a Brahms como un compositor reaccionario. De hecho, su música contiene a partes iguales formalismo y expresividad, tal como afirma Arnold Schoenberg en su ensayo “Brahms el progresivo”, que sienta las bases de la admiración que el compositor hamburgués ha despertado durante todo el siglo XX.

Ver todos los productos de este autor
Escuchar audio de este compositor

Noticias relacionadas

post-image-http://blog.trito.es/?p=231

Gianandrea Noseda dirige Brahms

La Orquesta de Cadaqués presenta la integral de las Sinfonías de Johannes Brahms, dirigidas por Gianandrea Noseda, [...]


 

 
All Content Copyright © 2014 Tritó S.L.
Enamorats, 35-37, bajo - 08013 Barcelona (España)
Teléfono: (+34) 933 426 175
Horario: Lunes a Viernes (9:00 a 18:00)
Métodos de pago:
Payment methods
Certificado por:
Trustwave
Payment methods